miércoles, 6 de mayo de 2009

Apuntes: Antecedentes de la investigación experimental en parapsicología

Esto es un resumen de una parte del material teórico que he empleado en los dos cursos de Introducción a la Investigación Empírica en Parapsicología que he impartido en la Universidad de Salamanca. Esta parte recoge los antecedentes de la investigación empírica, en concreto la creación de la SPR en la era de pleno apogeo del espiritismo. La mayor parte de este material ha sido extraído del libro "An Introduction to Parapsychology" (Irwin, 2003)

Establecimiento de la SPR

La SPR (Society for Psychical Research) se formó en Londres en 1882, “para examinar sin prejuicio o asunciones previas y de forma científica aquellas facultades del ser humano, reales o no, que parecen ser inexplicables si nos basamos en las hipótesis generalmente reconocidas” (Journal of Society for Psychical Research – JSPR) Estaba formada por una serie de eminentes académicos, principalmente de la Universidad de Cambridge. Estos científicos sentían que las implicaciones de los fenómenos en cuestión, tales como los que aparecían asociados con el Espiritismo y el Mesmerismo, eran demasiado importantes como para ser ignorados o rechazados.

Los factores que condujeron al establecimiento de la SPR fueron, principalmente:

- Cuestiones: ¿tienen los seres humanos una naturaleza espiritual? ¿Existe un alma o una parte de nosotros que sobrevive a la muerte?
- Ciertos fenómenos asociados con el Mesmerismo: Mesmer realizaba “pases magnéticos” sobre la gente e inducía estados similares a un trance. Algunas veces estas personas informaban experimentar fenómenos similares a los paranormales.
- Incremento de la popularidad del espiritismo.

En 1883 se establecen diversos comités para investigar los fenómenos que consideraron pertenecían al objeto de estudio de la SPR:

- Transferencia de pensamiento
- Mesmerismo
- Fenómenos físicos
- Casas encantadas
- Literario

En 1884 se crea la ASPR (American Society for Psychical Research). Uno de sus miembros fundadores y presidentes fue William James.

Una de las tareas iniciales de la SPR era el desarrollo de criterios precisos para la recogida de informes de experiencias psi espontáneas. El objetivo de la SPR era comprobar la existencia de los fenómenos paranormales a través de los informes de casos espontáneos, por lo que era importante asegurarse de que los informes aceptados eran indicadores de algo paranormal. El criterio más básico era que la experiencia debía registrase, por escrito u oralmente, antes de comprobar el contenido de la experiencia.

Los investigadores de la SPR contemplaban los casos espontáneos como un medio de comprobar la autenticidad de los fenómenos parapsicológicos, es decir, un medio de probar que se debían a factores paranormales. Junto con esta perspectiva, algunos investigadores de la SPR comienzan a examinar casos espontáneos buscando indicaciones de la naturaleza o características de las experiencias parapsicológicas. Esto es, a través del análisis del contenido de los casos los investigadores esperaban definir, por ejemplo, las circunstancias bajo las cuales tenían lugar cada tipo de experiencia parapsicológica, y obtener así alguna comprensión del modo en que los supuestos procesos paranormales operaban. Estas primeras investigaciones eran prácticamente dirigidas por la cuestión de autenticidad, aunque incluían aspectos sobre la investigación orientada al proceso e incluso la fenomenología.

El movimiento hacia la investigación experimental

Poco a poco los investigadores se van dando cuenta de que la autenticidad de ESP debe investigarse en condiciones controladas, esto es, en laboratorio, especialmente durante el primer cuarto del siglo XX. Los experimentos de respuesta libre, en donde el rango de posibilidades del objetivo es desconocido, ofrecen mayor contribución a la comprensión de los procesos subyacentes en las experiencias extrasensoriales. En el primer periodo de investigación la evaluación de los datos era cualitativa, y por tanto el contenido de autenticidad estaba limitado. También comienzan a darse cuenta de la necesidad de cuantificar la correspondencia entre respuestas y objetivos. Conlleva la representación de la ejecución del sujeto como puntuación numérica y evaluar la probabilidad de que esa ejecución se deba al azar.


En 1930 se publica “Mental Radio”, un libro que llegó a ser muy popular. Incluía un prólogo escrito por Einstein. Recoge los experimentos de telepatía realizados por Upton Sinclair, que consistían, en general, en que Sinclair realizaba un dibujo y al mismo tiempo su esposa, a distancia y sin contacto sensorial con Sinclair, realizaba otro dibujo. La idea de estas pruebas era que Sinclair influyera en el dibujo que hacía su esposa, de modo que ambos dibujasen lo mismo. La importancia de este libro es que suponía que la telepatía era como una especie de “onda mental” (de ahí el título, “Radio Mental”) que iba de la mente del emisor hasta la del receptor. Esta idea de una especie de “señal” psi ha perdurado a lo largo de los años, junto con términos como emisor, receptor, “transmitir” o “emitir”, etc. Incluso en experimentos recientes se siguen utilizando estos conceptos, aún cuando muchos investigadores no crean que exista ninguna señal de ese tipo.

Hasta esa fecha, poca credibilidad se daba a la autenticidad de estos fenómenos en la comunidad científica. Causas:

- sólo una pequeña parte del trabajo se realizó en universidades y fue publicado en fuentes que llegaran a otros científicos.
- el esfuerzo de investigación era esporádico y no coordinado: no había programa de investigación coherente, sostenido, ni un paradigma experimental de investigación.
- como consecuencia, se produjo una desunión entre miembros de la SPR y de la ASPR, debido a orientaciones diferentes: espirituales (SPR) frente a experimentales (ASPR)

No hay comentarios: