domingo, 4 de noviembre de 2007

¿Qué es parapsicología?

Parapsicología es el estudio de las "aparentes anomalías del comportamiento y la experiencia que existen junto con, o al margen de, los mecanismos explicativos actualmente conocidos que dan cuenta del flujo de información e influencia entre organismo y entorno y/o entre organismos" (Parapsychological Association, 1989). Su campo de estudio comprende los fenómenos psi (percepción extrasensorial y psicokinesis) y las experiencias agrupadas bajo el grupo "survey": experiencias fuera del cuerpo, experiencias cercanas a la muerte, experiencias de apariciones, poltergeist, hauntings, recuerdos de vidas pasadas, etc. En esta entrada me centro sólo en los fenómenos psi.

La parapsicología utiliza el método científico para estudiar los fenómenos psi bajo condiciones  controladas. El término psi denota un proceso anómalo de transferencia de información o energía, tales como telepatía u otras formas de percepción extrasensorial que actualmente no pueden ser explicadas por mecanismos físicos o biológicos conocidos. El término es puramente descriptivo: no implica ni que tales fenómenos anómalos sean paranormales ni conlleva ninguna connotación sobre sus mecanismos subyacentes. (Bem y Honorton, 1994, en Psychological Bulletin).

Los fenómenos psi se dividen en dos categorías: ESP (percepción extrasensorial) y PK (psicokinesis):

- ESP: incluye los fenómenos o procesos en los que un individuo parece obtener información sobre los contenidos mentales subjetivos de otro individuo, o información acerca de su entorno. Este conocimiento se alcanzaría al margen de la información que proporcionan los sentidos y/o no podría deducirse lógicamente a partir de la información disponible.

- PK: incluye los fenómenos en los que el individuo parece influir sobre su entorno físico (o procesos en él). Esta influencia o interacción se produciría al margen de los sistemas físicos conocidos.

Dos comentarios a estas definiciones se hacen necesarios. Primero, los términos ESP y PK no son términos neutros; poseen ciertas connotaciones. El término “percepción extrasensorial” parece asumir que, de existir dicho fenómeno (o proceso) se trata de un proceso de percepción, pero no similar al sensorial, sino de otro tipo (“extrasensorial”). La definición de estos términos puede llevar a pensar que ESP y PK son procesos reales, que existen, y que se conoce cómo funcionan, y esto no es así. En realidad, hacen más referencia al modo en que estos fenómenos se observan en entorno natural o a cómo son estudiados en laboratorio, atendiendo al tipo de diseño experimental y las variables dependientes utilizadas. Segundo, en ocasiones se acusa a la parasicología de estar definida en términos negativos. En realidad, esto puede en principio ser aplicable a ESP y PK, en el sentido de que nos referimos a ellos como lo que no son, dejando la cuestión de descubrir “lo que son” como objeto de estudio (en caso de que tales procesos existan). La parapsicología, no obstante, puede considerare como definida en positivo, ya que se refiere al estudio de estos fenómenos.
¿Qué es por tanto parapsicología? Diferentes individuos afirman tener experiencias que, si son lo que parecen ser (Irwin, 2004, p.1) se trata de experiencias que implican una conexión entre individuos aislados (conexión no explicable en términos conocidos) o que implican la interacción entre individuo y entorno. La parapsicología es la ciencia que estudia si tales experiencias existen o no. De manera más formal, ha sido definida por quienes la estudian como “las aparentes anomalías del comportamiento y la experiencia que existen al margen de los mecanismo explicativos actualmente conocidos que dan cuenta del flujo de información e influencia entre organismo y entorno y organismo y organismo” (Parapsychological Association, 1989, pp.394-395). Como señala Irwin (2004), el término “aparente” es importante, para poder referirnos así a la experiencia en sí misma sin asumir que aceptamos que haya un proceso paranormal subyacente.

La parapsicología lleva a cabo esta investigación a través del método científico, incluyendo el diseño experimental y análisis estadístico. Por ejemplo, un sujeto debe “adivinar” una información determinada, que no se haya disponible al alcance de sus sentidos y que no pueda ser intuida por otros medios (incluyendo la obtención de esa información de modo inconsciente). Al igual que otras disciplinas científicas, los resultados de las investigaciones son publicadas en revistas científicas, tanto especializadas en parapsicología como en otras de carácter más general. Revistas propias de la parapsicología, o estrechamente relacionadas son: Journal of Parapsychology; European Journal of Parapsychology; Skeptical Inquirer (entre otras). También se han publicado artículos relativos a la parapsicología en revistas como: Science, Nature, Psychological Bulletin, American Psychologist, Foundations of Physics, Journal of Consciousness Studies, Journal of Psychology, Biological Psychiatry, Statistical Science, etc. Es mi intención presentar algunos de estos experimentos en sucesivas entradas en este blog.
Hay un aspecto importante. La parapsicología no presupone la existencia de lo paranormal. Aún cuando los resultados de los experimentos sean positivos y estadísticamente significativos, no significa que estén demostrando la existencia de un proceso paranormal subyacente. Quienes investigan en parapsicología no lo hacen para demostrar la existencia de lo paranormal (argumento conocido popularmente como la “agenda oculta” de los investigadores)

Sin embargo, la parapsicología suele confundirse con “el estudio de lo paranormal”. El problema aquí es que esta definición que asume que lo paranormal existe. Las razones para esta confusión (y en ocasiones manipulación) son obvias: negocio. Definir la parapsicología como el estudio de lo “sobrenatural”, lo “mágico”, lo “paranormal” o lo “misterioso” la convierte en un jugoso negocio, en el que todo se tiñe con un aura de sobrenatural y “truculencia” que ofrece poco rigor experimental, pero mucho de “historias de fantasmas”. Esto afecta también a la parapsicología empírica presentada más arriba, confundiendo una labor científica con el mundo de la superchería.

Por lo tanto, la parapsicología es una disciplina que aplica el método científico para poner a prueba determinadas afirmaciones, como la interacción individuo-entorno o la obtención anómala de información, sin presuponer ni que estos fenómenos sean genuinos (existan como tales) ni que, en el caso de que los experimentos arrojen resultados positivos, éstos deban explicarse en términos paranormales.

Irwin, H. (2004) An Introduction to Parapsychology. McFarland.

No hay comentarios: